8 lecciones sobre negocios de los Miembros TAB

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Las lecciones sobre negocios que se aprenden en el mundo real son mucho más valiosas que aquellas que se aprenden en la escuela. Como consecuencia de la pandemia, hemos aprendido más durante el año pasado que en cualquier otro momento. Ante la pandemia, confinamientos, cambios, despidos, cambios paradigmáticos en el comportamiento del empleado y del consumidor, y en el entorno de trabajo, los emprendedores tienen más claro que nunca cómo dirigir un negocio.

Pedimos a 8 miembros de TAB que compartieran sus grandes lecciones y momentos decisivos del mes pasado a partir de la siguiente pregunta: ¿Qué lección de negocios aprendiste el mes pasado y cómo te ha afectado?

1. Persuasión en los negocios

Esta semana he aprendido que la importancia de la Retórica de Aristóteles —la fórmula para la persuasión (ethos, logos, pathos, metáfora y concisión)— nunca había sido tan necesaria en los negocios como ahora. Ni siquiera una pizca de inteligencia artificial o de aprendizaje automático podría sustituir a aquellos que saben persuadir. Piénsalo. Es un requisito fundamental.

2. La contratación en la actualidad y la importancia de la cultura organizacional.

Para muchos empresarios, encontrar empleados hoy es muy complicado. Se centran en promocionar la descripción del puesto de trabajo, cuando lo que realmente facilitaría las contrataciones sería fomentar una cultura empresarial atractiva para el futuro empleado.

El objetivo de definir y establecer la cultura de una empresa es un elemento principal a la hora de construir una organización excepcional, ya que ayuda a atraer y conservar a empleados de calidad. Es una ventaja importante en el mercado actual.

3. La experiencia es la madre de la confianza.

He aprendido que los empresarios son personas curiosas, pero la mayoría se centran en solucionar problemas prácticos y siempre confiarán en aquellos que tengan la suficiente experiencia. Con la persona que más se identifican es con aquella que hinca los codos. Las personas que no aportan nada no son bien recibidas.

4. Necesitamos más diversidad.

La semana pasada busqué en LinkedIn a empresarias que tuvieran entre 10 y 200 empleados para que se incorporasen a uno de nuestros excelentes comités. Necesitamos diversidad de opiniones y de experiencia para nuestros comités. Tuve que buscar en unas 5 páginas para dar con una empresaria; así pues, he aprendido que existe un problema de diversidad real en las empresas, ya que muy pocas mujeres dirigen de estas pymes.

5. Estar abierto a nuevos procesos y aprendizaje.

He aprendido que necesitamos optimizar los procesos empresariales y adoptar las medidas necesarias para digitalizarnos. «No sabes lo que no sabes» fue un gran recordatorio, y es esencial estar abierto al aprendizaje.

6. Colaborar con tu equipo.

Me topé con esta cita de Jacob Morgan que me impactó profundamente: «Las organizaciones de éxito no crean cosas para los empleados; crean cosas con los empleados».

7. Nunca es demasiado tarde para empezar a planificar.

Mi gran lección sobre negocios: Nunca es demasiado temprano para empezar a planificar: ¡Manos a la obra!

8. No tienes que hacerlo todo solo. Pide ayuda si la necesitas.

La enfermedad del «trajín» hace perder más tiempo en el durante del que se ahorra en terminar de hacer algo. Parar, reflexionar y pedir ayuda no se deberían ver como signo de debilidad o falta de esfuerzo, sino como signo de inteligencia y previsión.

Subscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas nuestras novedades

Otros artículos

Liderazgo influyente para tus retos de hoy y mañana.

Únete a la red de empresarios con impacto.