Cómo lograr el éxito empresarial conociendo tus puntos fuertes y débiles

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

A lo largo de los años, en TAB hemos escuchado cientos de historias sobre cómo y por qué nuestros clientes se metieron en el negocio. Cada historia es diferente, pero hay algo que sigue siendo común: todos ellos se metieron en el negocio para ofrecer mejores servicios a sus clientes que la competencia. La verdad es que siempre se puede mejorar: incluso las empresas con más éxito están aprendiendo continuamente a mejorar su producto, su servicio y la experiencia del cliente.

Para tener un negocio lo más fuerte posible, es importante evaluar dónde estás en el mercado. Una de las mejores formas de hacerlo es realizando un análisis DAFO. Se trata de un ejercicio rutinario que realizamos con nuestros clientes con cierta frecuencia, especialmente después de que se haya producido un cambio significativo en su negocio o sector.

A continuación, unas recomendaciones para identificar tus puntos fuertes y débiles y ayudarte a prosperar y tener éxito:

Realiza un análisis DAFO informal

El análisis DAFO consiste en identificar los puntos fuertes, los puntos débiles, las oportunidades y las amenazas de tu empresa, tanto internas como externas. Antes de empezar, recomendamos que hagas una lista de preguntas relativas a cada categoría para que te sirva de guía mientras realizas una sesión de “brain-storming” con tu equipo. Además, asegúrate de incluir a varios miembros de tu organización que puedan tener perspectivas únicas que añadir durante este proceso. Puedes incluir a empleados de varios niveles del organigrama.

Identifica tus puntos fuertes

Para empezar, recomendamos que hagas una lista de tus puntos fuertes. Piensa en lo que haces bien y en lo que has recibido comentarios positivos de tus clientes. Saber en qué eres bueno puede ayudarte a desarrollar una propuesta de valor única, más fuerte y/o clara para ayudar a resonar con más clientes. Esto es vital, especialmente si estás en la fase de crecimiento de tu negocio.

Considera las siguientes preguntas:

  • ¿Qué hace que tus servicios/productos sean únicos?
  • ¿Qué políticas, procesos y procedimientos conducen a la eficiencia en tu negocio?
  • ¿Cómo has asegurado unas finanzas sólidas?
  • ¿Qué relaciones (asociaciones, vendedores, proveedores, etc.) están prosperando y por qué?
  • ¿Qué tecnología utilizas que sea única para ti y que haya demostrado su eficacia?

Piensa en tus puntos débiles

Ahora que tus puntos fuertes están claramente definidos, es el momento de pensar en tus puntos débiles. Al igual que con tus puntos fuertes, piensa en cómo podría mejorar tu empresa desde una perspectiva interna y externa. Recomendamos que eches un vistazo a lo que tus clientes han dicho de ti en Internet. Aprovecha las reseñas de Google y otros sitios similares para saber en qué aspectos has fallado. Además, escucha lo que tus empleados tienen que decir sobre cómo puedes mejorar tu negocio desde dentro:

  • ¿Se necesita una gestión más fuerte, y si es así, por qué?
  • ¿Es alta la rotación de empleados? ¿Qué revelan tus entrevistas de salida como motivo?
  • ¿Qué hacen bien tus competidores que tú no haces?
  • ¿Qué lagunas faltan en tu oferta de productos o servicios?
  • ¿Necesita tu marketing un impulso?

Busca nuevas oportunidades

Como ya se ha dicho, las empresas están en constante evolución, y una de las mejores formas de hacerlo es explorando oportunidades sin explotar. Incluso la oportunidad más pequeña podría conducir a un cambio positivo significativo para tu negocio.

Considera las siguientes oportunidades:

  • Nuevas asociaciones, vendedores o proveedores
  • Fusiones y adquisiciones
  • Transformación digital
  • Ampliación de tus productos y servicios
  • Acceder a nuevos mercados
  • Prepárate para cualquier amenaza

Hacer una lista de las posibles amenazas para tu negocio te asegura tener un plan de contingencia en caso de que las cosas se tuerzan. También te permite ser proactivo a la hora de abordar estas amenazas. Algunas amenazas pueden ser

  • Recesiones
  • Escasez de mano de obra
  • Cambios normativos en tu sector
  • Cambios en el comportamiento de los consumidores
  • Pandemias

Aunque algunas de estas amenazas pueden estar fuera de tu control, es importante que te mantengas siempre informado sobre lo que ocurre en tu sector y con tus competidores. Afiliarse a una asociación del sector y realizar un análisis de la competencia puede ayudarte a obtener la información necesaria para estar al día.

¿Estás preparado para realizar un análisis DAFO para tu empresa? Ponte en contacto con TAB hoy mismo para que te ayudemos y para que te beneficies del apoyo de las sesiones de coaching empresarial y de los consejos asesores de empresarios.

Subscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas nuestras novedades

Otros artículos

Liderazgo influyente para tus retos de hoy y mañana.

Únete a la red de empresarios con impacto.